Ingresar
Buscar
INICIO
Foros más comentados

CREAR TEMA

Jueves 26/05/2022, 23:08:19
3660 Posts - 867 Puntos
Hasta ahora no había criticado al DT, porque entiendo el contexto en el que le toco dirigir, pero me parece que ya paso un tiempo razonable para analizar su laburo al frente del rojo y claramente el resultado es malo, muy malo.

Tenemos un plantel limitado, tenemos una dirigencia de mierda, tenemos a los arbitros en contra fecha por medio, todo eso es cierto. Pero el DT le viene errando en todo y se tiene que hacer cargo.

Equipos con menos que nosotros juegan a algo (algunos diran mejor, otros peor, que son más ofensivos, que son defensivos, lo que quieran, pero juegan a algo). Nosotros no jugamos a nada. Arrancamos buscando meter presión bien arriba y terminamos jugando a no se que.

Tenemos un plantel limitado, pero hay jugadores no se entiende porque siguen jugando. No tenemos un 4 (Vigo es un desastre y Asis es malo), bueno, improvisa un 4 o juga con línea de 5. Insaurralde no para de hacer cagadas y es titular indiscutido para el DT. Y así podríamos seguir con la lista. Tenemos un pibe que juega 3 partidos bien y lo saca para poner a Roa que se va libre. Tenemos a un atolondrado como Fernandez que viene jugando bien y lo saca para poner a otro atolondrado como Batallini que viene jugando mal. Y lo peor de todo, el DT no da una explicación razonable de nada.

Los arbitros nos cagan cada vez que pueden, pero ultimamente, ni siquiera es necesario que nos caguen, perdemos los partidos solos.

Ni que hablar de la dirigencia nefasta que tenemos, ya dije que prefiero a Cantero y hasta diría que prefiero a Comparada antes que a estos hijos de puta que tenemos ahora. Pero dicho esto me pregunto, no tenemos una puta jugada preparada en un tiro libre. Eso es culpa de los simios?? O del HDRMP de Maldonado??

Todavía sigo pensando el Dominguez es un buen DT, pero si no esta dispuesto a pegar un volantazo, colgar a referentes que no pueden seguir jugando y apostar por un estilo de juego definido (y morir con las botas puestas), que tenga la dignidad de dar un paso al costado.